domingo, 15 de junio de 2014

A fuego lento, fuego imperturbable, fuego perpetuo. Los 98 de Don Horacio Salgán.

"El barrio del Abasto despertaba lentamente con las primeras luces de aquel amanecer frío y lluvioso.
El silencio era casi total. La lluvia caía como en un sueño, plateada, tenue, única, envolviendo al paisaje solitario, fantasmal.
Bajo la garúa invernal continuaba su eterna espera silenciosa algún farolito desvelado... más allá dormía un viejo buzón.
Cada esquina y cada calle, escondía mil historias de trasnochadas serenatas, de viejos cafés de tangos y, desde algún misterioso rincón, llegaba el "chamuyo" de un bandoneón arrabalero.
El empedrado de la calle mojado. el aire invernal y el húmedo silencio, guardaban sus tangueros secretos.
En aquellas horas mágicas en que lo irreal y lo fantástico se mezclan, cuando la noche comienza a ceder, remolona, ante la llegada del día. En aquel misterioso silencio de ese 15 de junio de 1916, signado quien sabe por qué remoto deseo del Destino, nació en este barrio de tango HORACIO SALGAN"
Así comienza el libro HORACIO SALGAN. La supervivencia de un artista en el tiempo, de Sonia Ursini.

Y, en efecto, el gran e inigualable Salgán cumple, en el día de hoy, 98 años.
Aunque el principal objetivo de este blog no es re-publicar de otros lugares, sino la de proporcionar ideas o enfoques personales ausentes -o escondidos- en la red; resulta inevitable, por su plenitud en cuanto a contenido, compartir el siguiente documental. Antes de transcribir o escribir sobre El Maestro, es mucho más preferible escucharlo a él mismo.

Gran documental.




¡Felicidades, don Horacio!